maremotosports.com
22-08-2016

Mujeres y motos de agua

maremotosports.com
Cuando se organiza alguna excursión en motos de agua en un grupo de chicas con motivo de un cumpleaños, una despedida de soltera o simplemente por el placer de hacer algo diferente, por experiencia sabemos que siempre suele haber alguien que pregunta eso de ¿pero las motos de agua no son más bien cosa de chicos?
Puede parecer que a estas alturas es un tema superado, pero nos sorprende saber que casi siempre hay alguien que piensa que este deporte es algo más bien masculino, como todos los que implican velocidad y adrenalina. A todos ellos los invitaríamos a ver lo bien que se lo pasan los grupos de chicas que se apuntan a las excursiones en jet ski.
Aunque al principio son un poco más precavidas que los chicos y normalmente esperan un poco antes de lanzarse para asegurarse de que controlan más o menos bien la moto, una vez que se sueltan dejan de existir las diferencias entre sexos. Comienzan a centrarse en disfrutar de la moto, en pilotar y sentir el agua y el aire en el rostro e incluso se animan a realizar algunos giros.
 

¿Paquete yo? ¡Claro que no!


Incluso hay chicas que acuden pero que lo hacen pensando en ir de acompañantes, pero sin pilotar. Cuando lleva el momento de ceder los mandos, son las primeras que quieren probar y vivir la experiencia y muy pocas se resisten a probar una vez que han experimentado lo que se siente al subirse y pasear por el agua.
Cada vez es más frecuente que las mujeres se animen a contratar excursiones en moto de agua y no nos referimos tan solo a chicas jóvenes. Aunque este tipo de actividades son más habituales entre personas menores de cuarenta años, cada vez son más aquellos que superan esta edad y se animan a probarlo por primera vez.
Si bien hay muchas personas en plena madurez que practican este deporte, es habitual que sea gente que lo ha comenzado a realizar mucho antes, siendo tradicionalmente menos los que se acercan por primera vez a las motos de agua pasada esta edad. Pero cada vez más están rompiendo el hielo y las mujeres no son la excepción.
Un ejemplo lo tenemos en las fiestas de “despedida de casada”  o “recibida de soltera” que se han puesto de moda en los últimos años, en las que las amigas de una mujer recién divorciada le hacen una pequeña fiesta para animarla en esos momentos difíciles, tratando de tomarse con humor y diversión una circunstancia que no es del gusto de nadie.
 

¿En qué podemos ayudarte?

ENVIANDO MENSAJE...
enviando mensaje
¡MENSAJE ENVIADO!
¡EL MENSAJE NO SE HA ENVIADO!

POR FAVOR, COMPRUEBA LOS DATOS DEL FORMULARIO